En casa

No hay día de mi vida que no te recuerde porque estás en mi casa, exactamente al lado del comedor y frente a la sala, diagonal a mi escritorio, de camino a la cocina.

--

--